El certificado energético: El nuevo aliado para los bolsillos.

Una reciente enmienda a los presupuestos Generales del Estado podría bonificar el pago del IBI para las viviendas según la calificación del certificado energético de la vivienda. Salvo las viviendas con calificación “F” o “G”, ¡el resto se podrían bonificar el pago del impuesto hasta en un 20%!

 

Según una enmienda introducida recientemente por el Partido Popular en el Senado, el Gobierno pretende introducir una enmienda en los presupuestos generales del Estado (PGE) de 2016 mediante la cual los Ayuntamientos podrán rebajar hasta un 20% el IBI según la eficiencia de los edificios en términos energéticos. Así, si bien algunos ayuntamientos como el de Valencia o Madrid ya habían anunciado medidas similares a pesar de que los ayuntamientos no podían teóricamente introducir rebajas en el pago del IBI si ésta no estaba prevista en la ley estatal de Haciendas Locales, parece que se va a hacer realidad una de las mayores reivindicaciones del sector de la eficiencia energética.

La enmienda permitiría a los Ayuntamientos establecer bonificaciones fiscales en el pago íntegro del IBI de hasta un 20% ya incluso a partir del recibo de 2016. Así pues los edificios más eficientes se podrán beneficiar de una mayor rebaja que los menos eficientes.

Este tipo de medidas no debe parecernos extraño. Ya desde 2008 el Impuesto de matriculación de los vehículos se empezó a gravar en función de las emisiones de CO2 y no de la cilindrada. Así que, si pagamos menos por un coche que consume menos, ¿por qué no pagar menos por una casa que consume menos?

La rebaja propuesta sería escalada según la calificación del edificio acorde al certificado energético. Así, un edificio con una calificación “A”, podría beneficiarse de una reducción de hasta el 20%; un edificio con calificación “B”, de hasta un 16%; para edificios con una calificación “C” la bonificación llegaría hasta el 12%; los “D”, hasta un 8% y aquellos con una calificación “E”, llegarían a beneficiarse de una reducción de hasta el 4%. Los edificios con una calificación “F” o “G” no se podrían beneficiar de ninguna bonificación ni tampoco aquellos sin certificado energético de eficiencia.

Desde EEV hemos querido recalcar esta noticia pues supondría un excelente respaldo para la eficiencia energética de inmuebles por varios motivos.

Hasta el momento los propietarios de los inmuebles realizaban la certificación de su vivienda simplemente porque era una obligación exigida por la ley en caso de querer vender o alquilar el inmueble pero, de introducirse esta enmienda, todos los propietarios de inmuebles podrán ver como una vivienda eficiente, no sólo ahorra mensualmente en los consumos y demandas energéticas sino que también permite ahorrar en el recibo del IBI.

No está lejos el día en que la eficiencia energética sea un factor a internalizar en el valor de un inmueble a efectos de compraventa.

Como hemos mencionado, hasta la fecha, la mayoría de cerificados energéticos se expedían únicamente pues era una obligación en caso de alquiler o venta.  A partir de ahora, el mercado de las certificaciones podría crecer exponencialmente pues para poder beneficiarse de la bonificación, es necesario que la vivienda esté certificada. Así pues, todos los propietarios de viviendas de España, si bien no como obligación, pero sí como recomendación en caso de querer ahorrar en el recibo del IBI (incluso sin acometer las medidas de mejora de eficiencia) requerirán de los servicios de un certificador para poder beneficiarse del ahorro. ¡Ojo! Recordemos que viviendas poco eficientes – F y G- no se verían beneficiadas.

Así pues, los certificadores podrán justificar además que el propietario de la vivienda acometa sus recomendaciones para mejora de la calificación. Al análisis económico actual de las medidas de eficiencia del certificado energético, se le añadiría el ahorro en el pago del IBI que repercutiría en un menor plazo de amortización de las inversiones acometidas para la mejora de eficiencia.

Vamos a hacer un ejemplo muy sencillo de lo que potencialmente podría ser la aplicación de esta medida:

coins-and-monopoly-house-greenVamos a basarnos en los datos aportados por dos empresas españolas, Certicalia y pisos.com. Según la base de datos de Certicalia, el 52% de las viviendas certificadas obtuvieron una calificación energética de E.

Para conocer el precio medio del IBI en nuestro país, vamos a basarnos en un estudio del portal inmobiliario pisos.com. Según pisos.com, los españoles pagaron de media en 2013 789€ de IBI. Así pues, si finalmente la enmienda llega a buen puerto, suponiendo que pagamos una IBI de 789€ y nuestra vivienda -anterior a 2007- tiene una calificación de eficiencia energética de “D”, la bonificación del 8% en el IBI nos supondría un ahorro anual de 63,12€. Teniendo en cuenta que el periodo de validez de un certificado de eficiencia es de 10 años, el certificado energético nos habrá permitido ahorrar más de 630€ durante su periodo de validez…

Desde EEV además siempre hemos recomendado a nuestros alumnos que vayan más allá de la simple certificación e intenten convencer a los propietarios de la necesidad de acometer las recomendaciones de mejora. Ahora, la posible bonificación será una herramienta más en las manos del certificador y experto en eficiencia para convencer al propietario.

Por el momento, desde EEV quedamos a la espera de la confirmación de esta noticia pero tú no esperes más para realizar nuestros cursos de certificación de eficiencia. Si ya eres certificador, ¿Por qué no especializarte además como Gestor Energético o como experto en Arquitectura Bioclimática?

Benefíciate de nuestros descuentos y únete a los más de 900 expertos formados ya en EEV en certificación de viviendas y eficiencia en la construcción.