Los últimos precios de las subastas de energías renovables…¿burbuja o realidad?

Algunos profesionales del sector de la energía han visto incrédulos cómo los proyectos de energías renovables están ofertando en las últimas subastas a nivel mundial precios increíbles.

Desde Chile a México pasando por Abu Dhabi o Italia los precios ofertados (y adjudicados) por las energías renovables no paran de bajar.

Antes de intentar ver los motivos y la credibilidad de estos resultados, un rápido repaso para ponernos en situación:

  • Chile. Agosto 2016. La mayor subasta de energía realizada por el gobierno chileno se saldó con el precio más bajo ofertado por un proyecto solar hasta ese momento (la española Solarpack con 29$/MWh). Asimismo, los proyectos eólicos adjudicados a la irlandesa Mainstream por ejemplo fueron adjudicados por un precio medio de entre 38.8$/MWh y 47.2$/MWh.
  • Abu Dhabi. Septiembre 2016. A falta de la revisión final, Jinko Solar y Marubeni lograron adjudicarse la instalación de un proyecto de 350MW de potencia en Swaihan, Abu Dhabi, gracias a su oferta de 24.2$/MWh. Lograron desbancar así el récord impuesto por Solarpack sólo un mes antes.
  • México. Septiembre de 2016. El gobierno mexicano ha publicado recientemente los resultados de la segunda subasta eléctrica de largo plazo del país (subastado el 3% de la generación anual del país). Las empresas españolas (Acciona o Grenergy entre ellas) lograron los derechos para suministrar un importante porcentaje de la energía subastada. El 100% de la energía adjudicada fue renovable (fotovoltaica, eólica y geotérmica) logrando un precio medio (incluyendo CEL) de 33,47$/MWh.

Los resultados de estas subastas han supuesto en diferentes mercados una auténtica revolución e incluso, hasta la paralización de los sectores. Todos aquellos ofertando PPAs a clientes privados se han encontrado con la negativa de muchos de éstos al no recibir ofertas tan competitivas como las que han resultado en las subastas.

Pero, ¿verdaderamente son factibles instalaciones con estos precios?

Aún es pronto para decirlo, pero parece que así es. En cualquier caso, varios factores pueden influir en estos resultados y se han de tener en cuenta:

  • No olvidemos que en los últimos años hemos asistido a una espectacular reducción de los costes de construcción de las instalaciones fotovoltaicas por ejemplo. Estas reducciones están motivadas principalmente por una bajada en el precio de los módulos fotovoltaicos. Teniendo en cuenta que muchos de los proyectos ganadores de las subastas no tendrán que estar construidos hasta dentro de 3-4 años al menos, los promotores aún disponen de margen de tiempo para que la caída de precios ayude a sus modelos financieros.

Fuente: PV Technology and Cost Outlook, 2013-2017

Y una tendencia similar se espera que sigan las turbinas eólicas en los próximos años según Global Data.

  • No caigamos en la tentación de extrapolar estos precios a todos los mercados del mundo. Existen diferencias significativas en partidas que representan un porcentaje importante de los Capex y Opex de un proyecto. El bajo coste del terreno o que la subasta contemple que la conexión a la red correrá a cargo de la compañía eléctrica son factores determinantes para incrementar la rentabilidad de estos proyectos de energías renovables.
  • Tanto el coste de la deuda, el coste del capital y las expectativas de retorno de la inversión se prevén por debajo de los valores aceptados históricamente. Ya sea por el apoyo explícito de entidades financieras de desarrollo como por el entorno macroecónomico de bajos tipos de interés, estas variables financieras sin duda facilitan el desarrollo de los proyectos mostrando tasas de retorno por debajo de lo esperado años atrás.
  • En algunos casos puede haber la posibilidad de ampliar la potencia instalada lo cual ayudará para adquirir economía de escala operativa y financiera.
  • Fiscalmente se presentan una serie de ventajas en muchos de estos países, así como la indexación de las tarifas al IPC que facilitarán la “bancabilidad” y estabilidad de la inversión.
  • En concursos como el de Abu Dhabi, los mecanismos de apoyo se han estructurado como PPAs por un periodo de 25 años, claramente superior a la media del mercado de entre 10 y 15 años.
  • Los proyectos de energía solar fotovoltaica estarían ubicados en algunas de las zonas con mayor potencial energético del mundo como el desierto de Atacama o el Oriente Próximo.

Así pues, una combinación de escenarios optimistas en cuanto a la bajada del precio de los módulos o las turbinas, un alto potencial energético en las ubicaciones de los proyectos, ventajosas condiciones de financiación, así como posibles bajas expectativas de retorno de la inversión podrían justificar estos precios que algunos han tachado de locura.

No olvidemos además que la participación en algunas de estas subastas implicaban el depósito de una serie de garantías financieras relativamente bajas para el monto total de los proyectos. Se especula por tanto con la posibilidad de que algunos de estos precios sean más un “bono convertible”; así pues, en el caso de que las condiciones de mercado en el momento de la construcción fueran las adecuadas, los proyectos se llevarían a cabo. Ante una situación adversa del mercado, el impacto en las cuentas de resultados de las empresas ganadoras en caso de no materializarse los proyectos finalmente sería ciertamente despreciable en varios de los casos.

No parece por tanto una locura pensar que estos proyectos se puedan llegar a construir; tan sólo necesitan de una serie de condiciones de mercado realmente alcanzables.

Poca gente duda ya que las energías renovables han alcanzado la paridad de red en diversos mercados del mundo y a todo esto hemos de sumarle lo que ya muchos consideran la próxima ola en el sector de las energías renovables: la total integración de proyectos con baterías. El precio de las baterías sigue bajando y cada vez está más cerca que las baterías sean una solución viable técnica y económicamente para la mayoría de proyectos asegurando mayor viabilidad e ininterrumpibilidad de despacho.

Mientras tanto en España, la vida sigue (casi) igual. Sólo la ciudad de Bruselas instaló más proyectos de energía solar fotovoltaica en 2015 que toda España. En 2016 el panorama va a finalizar de un modo parecido. Pero, aún hay esperanza, ya se ha anunciado una subasta a realizar a comienzos de 2017 donde se subastarán 3 GW en proyectos de energías renovables. Aún hay incógnitas que despejar sobre esa subasta neutral tecnológicamente hablando pero es un primer paso.

Javier Rubio.