¡El verano ya llegó a EEV!

El pasado 21 de junio entramos oficialmente en el verano. El día del año en el que más rayos de sol alcanzan la superficie terrestre en el Hemisferio Norte, el también llamado solsticio de verano se considera el día oficial de comienzo del mismo y desde EEV queremos aprovecharlo para llamar la atención hacia una energía renovable muchas veces olvidada pero cuya contribución es fundamental para todos: La energía solar térmica de baja temperatura.

La energía solar térmica de baja temperatura nada tiene que ver con la producción eléctrica de los módulos fotovoltaicos  sino que se trata de una energía que aprovecha el calor del sol para calentar agua caliente sanitaria (ACS). Este agua puede ser el que utilizamos en casa para ducharnos, para calentar una piscina, para utilizarla en un hospital, etc…

Tampoco debemos confundir esta energía solar térmica de baja temperatura con la energía solar termoeléctrica (La energía termoeléctrica convierte la energía solar en energía eléctrica mediante el uso de turbinas de vapor).

ACS

El funcionamiento es bien sencillo. Los módulos instalados (colectores) se encuentran orientados hacia el Ecuador (hacia el Sur en el hemisferio Norte o hacia el Norte en el hemisferio Sur) con una cierta inclinación. En el interior de estos módulos encontramos unos tubos dentro del cual circula un fluido que se calienta por el sol para, posteriormente ceder este calor al agua que vamos a utilizar. Incluso en días nublados, este fluido se puede calentar debido al calor generado por la luz difusa. Para asegurar el consumo hemos de introducir un sistema auxiliar que garantice la fiabilidad del sistema.

ACS real

La energía solar térmica destaca por su sencillez y modularidad y adicionalmente se trata de una tecnología ya madura que requiere de un mantenimiento sencillo. No olvidemos que un sistema de ACS pueda ayudar a reducir el consumo de electricidad o gas natural en más de un 60% e incluso en ciertos sistemas puede suministrar el 100% del consumo.

Un poquito de la historia del ACS solar en nuestro país.

Veamos en la siguiente gráfica la evolución de la superficie instalada de colectores solares de ACS en España hasta el año 2003:

Grafica

Como apreciamos en la gráfica, desde mediados de los ochenta hasta finales de los noventa, la instalación de colectores solares se frenó espectacularmente debido a varios motivos: los bajos precios de la energía, el nulo rendimiento y fiabilidad que habían mostrado las generaciones de colectores anteriores y el más importante de todos: faltaba experiencia y conocimientos de diseño.

El incremento que observamos a finales de los 90 vino ya motivado por las políticas de promoción de las diferentes instituciones. No podemos hablar de energía solar térmica de baja temperatura sin citar al ayuntamiento de Sant Joan Despí que ya en 1999 aprobó la primera ordenanza municipal al respecto. A nivel nacional no fue hasta el año 2006 cuando el Código Técnico de la Edificación impuso la obligatoriedad de que todas  las nuevas construcciones dispusieran sistemas de agua solar térmica.

Echemos un vistazo a la siguiente gráfica:

Grafica

Como podemos imaginar y también deducimos de la siguiente gráfica, la instalación de colectores solar de acs va íntimamente ligada al sector de la construcción y es esto lo que explica el frenazo que ha sufrido el sector en los últimos años. España ha pasado de ser el 2º-3º país con más superficie instalada hasta el 6º puesto en la actualidad.

De hecho el año 2012 se instalaron en España 160 MWt de energía solar térmica, esto es, un 17% menos que al año anterior.

Veamos, a nivel global, la situación de España en el contexto de la UE:

Tabla

Como vemos el ranking europeo de superficie instalada está liderada por Alemania holgadamente. España no pasa de un discreto 5º lugar en lo que a superficie instalada se refiere. Posición no muy honrosa si tenemos en cuenta el potencial solar de nuestro país y la dependencia energética que sufrimos. Esta posición es algo más sonrojante si hablamos de capacidad instalada por habitante:

GraficaEspaña se encuentra en el vagón de cola de superficie instalada por habitante de toda la UE.

Con el recurso solar de que disponemos y tratándose de una energía no subvencionada quizá sea el momento de que apostemos más por la penetración de los sistemas de energía solar térmica de baja temperatura. Iniciativas como el programaSOLCASA promovido por el IDAE deben ser punto de partida y referencia para muchas otras iniciativas públicas que fomenten esta energía.

Desde EEV queremos hacer llegar nuestro curso de energía solar térmica de baja temperatura para formar profesionales que quieran ser parte de una energía que, inexorablemente, deberá ser pieza clave en el sector energético al igual que ya lo es en Alemania, USA o China.

No olvidemos tampoco todas las posibilidades que ofrecen los sistemas de energía solar térmica de baja temperatura en países en vías de desarrollo así como para comunidades aisladas. Estos sistemas se unen a sistemas de energía fotovoltaica y eólica aisladas de la red o a la utilización de biomasa y biodigestores como soluciones energéticas prioritarias para estas comunidades.